EL VALLE DE CHISTAU

El Valle de Chistau o, como decimos en Chistabín, el dialecto de la fabla aragonesa que todavía se escucha hablar por las calles de nuestros pequeños pueblos, la Bal de Chistau, es un precioso valle de montaña pirenaico situado al norte de la provincia de Huesca, a tan solo unos kilómetros del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

Abrazado por algunas de las cumbres más altas del Pirineo por el norte, parte de su territorio se encuentra protegido por la figura del Parque Natural Posets-Maladeta, donde es posible realizar muchas de las mejores excursiones del Pirineo aragonés.

La ascensión al pico Posets desde el refugio de Viadós, el Gran Bachimala, los numerosos ibones que salpican el macizo del Posets como si fueran joyas en medio de la inmensidad o la excursión al Ibón de Plan, uno de los ibones más bonitos del Pirineo, son solo unas pocas de las increíbles rutas de senderismo que se pueden practicar en la Bal de Chistau.

39015159811_1b870b35ec_o

Más abajo, en las llanuras del valle y a orillas del río Cinqueta, la vida en los pequeños pueblos transcurre tranquila. La Bal de Chistau sigue conservando un aroma a tradición y pureza cada vez más difícil de encontrar en otros valles del Pirineo. Montaña en estado puro.

Las antiguas casonas de piedra y pizarra escoltan las calles por las que niños y niñas siguen jugando hasta bien entrada la noche, los ganaderos continuamos pastando nuestro ganado en los campos y puertos más altos de la montaña de forma muy similar a como lo hacían nuestros antepasados y las gentes de este lugar viven en consonancia con el clima, las estaciones y la naturaleza que lo rodea todo. 

 

Aunque durante mucho tiempo la temida despoblación ha sido el problema más preocupante de nuestro bonito territorio, en los últimos años puede apreciarse una tendencia creciente al asentamiento de la población gracias a la explotación, siempre sostenible, de los recursos naturales del valle.

 

¿Quieres ver cómo el consumo de producto local ayuda, de manera circular, a que estos pueblos puedan seguir desprendiendo vida por todas sus calles?

En la Bal de Chistau, emprendimiento e innovación se dan la mano con un vasto patrimonio y un buen puñado de costumbres y tradiciones antiquísimas, como la fiesta de San Antón o la Falleta de San Chuan, recientemente declarada patrimonio inmaterial por la UNESCO, para conformar el valle más auténtico y mágico del Pirineo.

¡Y en el que mejor se come! 

 

En Chistau Natural te esperamos en San Juan de Plan, en pleno corazón del valle, con los brazos abiertos, nuestra exquisita ternera y un montón de momentos, paisajes y experiencias que tardarás en olvidar. 

Abrir chat